Delineando estrategias
Delineando estrategias
Delineando estrategias

Plan de continuidad del negocio (BCP): oportunidad para sobrevivir a la crisis

avatar

Publicado por Jesús Luna

mayo, 2020

Puntos Destacados:


  • Ocho de cada diez organizaciones manifiestan tener un plan de continuidad de negocio, pero algunas demostraron tener una preparación limitada ante la pandemia de COVID-19
  • Las organizaciones se han enfrentado a la necesidad de formalizar procesos y políticas para aplicar las medidas necesarias de mitigación de la pandemia
  • En estos momentos, las organizaciones tienen que articular correctamente su comunicación y además las condiciones que impone la situación

La pandemia de COVID-19 y la crisis derivada de ella son desafíos crecientes, sin precedentes a nivel mundial. Entender qué es, las precauciones para contenerla, y preparar a las empresas para ser resilientes ante esta y futuras crisis son aspectos cruciales para realizar alianzas intersectoriales; proteger al talento; mantener la operación, y encaminarse a la recuperación.

 

Descargue la publicación Una nueva realidad. De la sobrevivencia a la recuperación

 

Si bien ocho de cada diez organizaciones manifiestan tener un plan de continuidad de negocio, ante la pandemia de COVID-19 y los distintos eventos que se han desprendido de ella, ha quedado de manifiesto que una proporción relevante tenían una preparación limitada, que las obligó a enfrentar el problema sin la debida previsión, ajustando sus protocolos y acciones conforme fueron evolucionando las noticias y medidas indicadas por las entidades correspondientes.

 

frase_resaltada_900px-Plan de Continuidad del Negocio oportunidad para sobrevivir a la crisis

 

 

Para continuar con la operación de la empresa, deben confirmarse y documentarse aspectos críticos mediante un análisis de impacto de negocio (business impact analysis o BIA). Con un enfoque de gestión de riesgo empresarial, se necesitan estrategias continuas que reflejen los aspectos críticos imprevistos y las dependencias; de ser posible, estas disposiciones se someten a prueba para garantizar que cumplirán su propósito al ejecutarse.

 

Un proceso formal de gestión de riesgo empresarial implica contar con un equipo de liderazgo transversal, cuyas decisiones partan de la Dirección General y los comités ya establecidos en la empresa, para activar procesos claramente definidos, ya sea localmente, desde un centro de respuesta de emergencia, o a distancia, empleando plataformas tecnológicas para comunicarse claramente tanto al interior como al exterior de la compañía.

 

Por otro lado, las organizaciones se han enfrentado a la necesidad de formalizar procesos y políticas para aplicar el distanciamiento social (trabajo a distancia, turnos divididos, entre otras medidas), y gestionar los resultados críticos de trabajo utilizando el número mínimo de personal para contener la pandemia.

 

Un plan de contingencia significa estar preparados para este tipo de acciones, y a muchas compañías COVID-19 las ha encontrado en una situación limitada desde diversos puntos de vista, entre los cuales destaca el tecnológico. Tomando en consideración el estado actual de las empresas en México y América Latina es posible decir que en la región hay una concientización limitada sobre lo necesario que es contar con planes de continuidad de negocio (business continuity plans o BCP).

 

En estos momentos, las empresas tienen que articular correctamente su comunicación y además las condiciones que impone la situación, la forma de operar y permear todos los niveles para que cada uno sepa cómo actuar en la medida de sus responsabilidades y requerimientos, en cuanto a equipos de trabajo; liderazgo; servicio a clientes; finanzas; sistemas de TI, y cadena de suministro.

 

Con la suma de estas condicionantes queda de manifiesto lo necesario que es estructurar y atender el impacto de las distintas situaciones de riesgo empresarial, de tal forma que, al reaccionar, la Alta Dirección cuente con la visibilidad suficiente de cada una, asumiendo ciertas amenazas y controlando otras, considerando a los distintos actores de cada área o nivel al momento de ejecutar las acciones que se requieran.

 

Opine: ¿qué tendencias y oportunidades de negocios surgirán a partir de la pandemia de COVID-19?

Temas: Perspectivas de la Alta Dirección

¡Opine!