Delineando estrategias
Delineando estrategias
Delineando estrategias

¿Cuál es la clave para mejorar la productividad de las organizaciones?

avatar

Publicado por Fernando Mancilla

noviembre, 2018

Puntos Destacados:

  • Las organizaciones están usando la innovación, el talento humano y la tecnología para hacer frente al complejo entorno económico y político
  • ¿Cuáles son las prioridades de las organizaciones y la Alta Dirección para mejorar su competitividad de cara a los próximos tres años?
  • A pesar de que las tecnologías disruptivas gozan de gran popularidad y atención, su implementación puede ser lenta si no se cuenta con los recursos necesarios

La innovación, el talento humano y la tecnología son factores necesarios para hacer frente a un complejo entorno económico y político.

 

Descargue la publicación Perspectivas de la Alta Dirección en México 2018

 

En este contexto, la disrupción se ha convertido en la nueva normalidad al transformar los procesos internos y la forma de hacer negocios; por ello, las organizaciones buscan orientar sus esfuerzos en ser más competitivas y productivas para incrementar sus utilidades.

 

frase_resaltada_900px_clave_para_mejorar_productividad

 

 

Específicamente en el caso de la innovación, esta se ha colocado como una de las tres prioridades para la Alta Dirección en México, porque que permite fortalecer los productos y servicios, empleando herramientas relacionadas con la experiencia del cliente, design thinking, business design, aplicaciones móviles, blockchain, internet de las cosas, inteligencia artificial, entre otras.

 

Hoy las tecnologías disruptivas inciden totalmente en la actividad empresarial, dándose a conocer de manera acelerada con un costo relativamente bajo en términos de adquisición e implementación, ofreciendo escalabilidad desde instalaciones piloto hasta alcanzar dimensiones masivas.

 

Su implementación crea una red de valor en los mercados que desplaza el liderazgo de la industria constantemente, por lo que hay que aprovecharla para mejorar la productividad y eficiencia de las operaciones, finanzas y recursos humanos, como hacen 43% de las empresas, así como para mejorar la interacción con los clientes (35%) a través de las redes sociales y los mensajes dirigidos.

 

Una de las aplicaciones más concretas de estas tecnologías en la mejora de la productividad es el trabajo digitalizado, que consiste en la convergencia de la automatización de procesos, el aprendizaje digital (machine learning), el cómputo cognitivo y la inteligencia artificial.

 

La robotización de procesos permite que un software con cierta capacidad de aprendizaje realice tareas y tome decisiones programadas en actividades repetitivas, dándole la capacidad de funcionar como asistente de las personas, y proporciona información en diferentes etapas de los procesos transaccionales.

 

A su vez, la automatización de operaciones rutinarias permite simplificar el manejo de grandes volúmenes de transacciones para reducir costos y minimizar errores o la duplicación de esfuerzos. El alcance de esta tecnología concentra el trabajo humano en procesos estratégicos como la satisfacción del cliente.

 

Su uso también se ha ampliado para atender preguntas frecuentes en chats o sitios web, dar seguimiento a trámites o consultas en centros de atención telefónica, llenar facturas y formatos mecánicamente, contestar correos de respuesta automática, entre otras aplicaciones. Por ello, no sorprende que 29% de los líderes empresariales consideren implementar estas iniciativas, y que cuatro de cada diez (39%) evalúen hacerlo a corto plazo.

 

A pesar de que las tecnologías disruptivas gozan de gran popularidad y atención, su implementación puede ser lenta si no se cuenta con los recursos necesarios, y solo 34% de los altos directivos ejecutan la innovación con un enfoque estratégico, es decir, que trascienda en todas las actividades de la organización, con objetivos específicos, un enfoque definido y mejoras constantes basadas en la retroalimentación interna y externa.

 

La Alta Dirección tiene un papel imprescindible al poner en marcha un modelo de negocios basado en la innovación para impulsar a la organización hacia el crecimiento desafiando las formas tradicionales, estimulando el pensamiento disruptivo, en resumen, encabezando la propia transformación.

 

Sin embargo, para asegurarse de que la estrategia digital a largo plazo no sea vulnerable a la presión de entregar resultados inmediatamente, los líderes empresariales deben gestionar adecuadamente las expectativas de sus grupos de interés clave, explorando distintos escenarios para el futuro de los negocios y estableciendo nuevos indicadores de desempeño.

 

Aprovechar al máximo la información proveniente de data & analytics y otras tecnologías es un elemento crítico para la toma de decisiones y las estrategias de crecimiento centradas en el cliente; no obstante, tomar personalmente la responsabilidad de cuidar los datos del cliente es también una prioridad para la Alta Dirección.

 

En este sentido, los colaboradores necesitan una guía para enfrentar un mundo donde la inteligencia artificial y la automatización reemplazan cada vez más rápido las funciones manuales y otras más especializadas. Por ello, la Alta Dirección tiene a su cargo liderar la transición de la fuerza de trabajo creando para su fuerza laboral una narrativa convincente con respecto al futuro.

 

Los líderes empresariales tienen la oportunidad de encabezar la implementación de las nuevas tecnologías con un enfoque integral y objetivos de largo alcance para mejorar la productividad. Ante tal panorama, una estrategia integral centrada en el cliente, destinada a la generación de resultados confiables, contribuye al éxito y la rentabilidad de la organización.

 

Opine: ¿qué tecnologías pueden ayudar más a las organizaciones a mejorar sus resultados?

Temas: Mejora de Productividad

¡Opine!