Delineando estrategias
Delineando estrategias
Delineando estrategias

3 efectos de las negociaciones del TLCAN en la industria manufacturera

avatar

Publicado por Mario Hernández

febrero, 2018

Puntos Destacados:

  • ¿Cuáles son los principales 3 efectos de las negociaciones del TLCAN en la industria manufacturera?
  • En las últimas negociaciones se ha manejado la posibilidad de incrementar el contenido regional a 80%
  • No será fácil sustituir proveedores y obviamente esto tendrá un incremento en el costo de los productos terminados que, finalmente, terminarán pagando los consumidores

¿Cuáles son los principales efectos en la industria manufacturera y maquiladora en México si se toman en cuenta los objetivos de negociación planteada por el Gobierno de Estados Unidos antes de que iniciaran las rondas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte? Se pueden mencionar al menos tres:

 

Consulte la publicación Panorama 2018. Centrarse en el cliente para gestionar la incertidumbre 

1. Tipo de cambio

La administración estadounidense ha señalado que desea incorporar al TLCAN reglas claras que eviten que los países miembros del tratado manipulen de manera artificial el tipo de cambio para lograr ventajas competitivas. ¿Qué podríamos suponer que hay detrás de este objetivo?

 

3-efectos-de-las-negociaciones-del-TLCAN-en-la-industria-manufacturera - frase.png

 

 

Sin embargo, la pregunta obligada es: ¿son estas devaluaciones del peso mexicano “inducidas” de manera voluntaria por el Gobierno mexicano? ¿O son una consecuencia natural de la situación económica de los países involucrados y del mundo, en general, o de situaciones económicas y políticas que puedan afectar la competitividad de la moneda de un país contra otras?

 

Si se concluye que existe o ha existido una manipulación en las monedas, el siguiente aspecto a considerar es: cómo se regula, a través de un tratado comercial, el nivel de competitividad que deben mantener las monedas de los países involucrados, o bien cómo estas devaluaciones podrían tener un impacto importante al momento de aplicar los beneficios del tratado comercial. A este tema todavía no han llegado las rondas de negociación.

2. Costo de la mano de obra mexicana

Se han escuchado comentarios insistentes de parte de Estados Unidos y de Canadá acerca de la “competencia desleal” que representa el costo de mano de obra mexicana con respecto a las empresas que operan en ambos países. Un punto importante que sí debemos considerar es que el nivel de salarios en México ha crecido de manera más lenta, no solo comparado con ellos, sino también con otros países de Centroamérica y Sudamérica. 

 

Al igual que el punto anterior, tendríamos que determinar si el nivel de los salarios en México se ha mantenido con poco crecimiento de manera voluntaria, derivado de políticas económicas o sociales del gobierno o por presiones de la iniciativa privada o han sido el resultado del crecimiento normal de la economía, así como del entorno laboral y sindical en México.

 

Resulta difícil pensar que, en el corto plazo, México llegará a los niveles de salarios que hay en Estados Unidos y Canadá; además, es ingenuo creer que este tema se puede regular a través de un tratado comercial. Asimismo, también hay que reconocer que existen diferencias de costo de vida entre los tres países y que incluso existen regiones dentro de estos en donde existen diferencias salariales, consecuencia de las variaciones en el costo de vida de esas regiones.

 

Lo importante será dar seguimiento a este tema y ver cómo se llevan a cabo las negociaciones que, si bien pudieran no tener una consecuencia directa en el incremento de los salarios, particularmente en México, sí pudieran tener un impacto en la manera en que se determine la aplicación de los beneficios del TLCAN, considerando la diferencia que se genera en los productos terminados esta brecha salarial entre los tres países.

3. Reglas de origen o del contenido regional

Definitivamente, los cambios que se negocien en esta área tendrán consecuencias en la industria manufacturera y maquiladora, así como en sus cadenas de suministro. En las últimas negociaciones se ha manejado la posibilidad de incrementar el contenido regional a 80%. Sobre este punto en particular, Estados Unidos está solicitando que la mitad de este porcentaje esté representado por productos o insumos estadounidenses.

 

Un cambio de esta naturaleza podría tener una serie de efectos, entre los que destacan:

 

  • La necesidad de desarrollar proveeduría regional, reconociendo de antemano que si las empresas consumen insumos de otros países, fuera del TLCAN, es por dos razones: o porque no existen en la región o porque los precios y calidad que se pueden conseguir fuera de la misma son mejores. Esto no será un cambio que pueda llevarse a cabo de manera rápida. Sustituir proveedores será una tarea compleja que tendrá un impacto en el costo de los productos terminados y que finalmente terminarán pagando los consumidores de Estados Unidos. ¿Están ellos dispuestos a aceptar este incremento en los precios? Tal vez sea un punto que deban de considerar los negociadores del tratado

 

  • Un impacto negativo habrá para las inversiones de países fuera del TLCAN que, en los últimos años, se han establecido en México para llevar a cabo procesos de manufactura y aprovechar los beneficios en los términos del tratado actual. Estos inversionistas deberán evaluar el impacto económico en sus productos por tener que incorporar mayor contenido regional, o bien, pagar las tasas de impuestos de importación que sean aplicables al ya no calificar sus productos como originarios del TLCAN

 

  • Si las empresas se ven “obligadas” a desarrollar mayor contenido regional, será necesario evaluar en qué países se llevará a cabo el desarrollo de esta proveeduría y si la misma se logrará a través de procesos de mano de obra intensiva, generando empleos -uno de los objetivos que se persigue con este cambio–, o bien a través de procesos automatizados, lo cual podría representar la disminución de empleos en la región al ser sustituidos por procesos de capital intensivo en la búsqueda de menores costos de producción

Este tercer tema ya está sobre la mesa de negociación y es considerado uno de los más ríspidos en el proceso, capaz de generar un detenimiento en las discusiones o negociaciones.

 

En definitiva, es tiempo de evaluar efectos, ver impactos económicos, “jugar” un poco con escenarios considerando los diferentes niveles de impuestos de importación actuales, negociados por la Organización Mundial de Comercio u otros diferentes; cuotas compensatorias que podrían ser establecidas para nivelar los efectos negativos derivados de fluctuaciones “artificiales” en el tipo de cambio o la ventaja económica que representa manufacturar en México. También es tiempo de revisar los cambios en las cadenas de suministro en donde se obligue a las empresas a llevar a cabo procesos complementarios de manera obligatoria y compartida entre los territorios de las partes involucradas.

 

Opine: ¿qué oportuidades representan las negociaciones del TLCAN para la industria manufacturera mexicana?

Temas: Mejora de Productividad

¡Opine!